Usted está aquí: Patrimonio
El Románico en la Ribagorza
A partir del siglo IX, La Ribagorza adquirió mayor relevancia histórica con su constitución como condado independiente y su posterior incorporación al Reino de Aragón. En esos siglos se produjo un destacado proceso constructivo que nos ha legado un rico Patrimonio de Ermitas, Monasterios, Castillos, Puentes, Iglesias y una
emblemática Catedral.

El Arte Románico de La Ribagorza, aunque de épocas y subestilos variados, tiene un especial referente en el estilo Lombardo, que originario del norte de Italia, hacia comienzos del siglo XI, se caracteriza por el uso de Sillarejo y ausencia de Escultura Monumental. Este Románico va madurando a lo largo del siglo XII hacia construcciones más complejas, incorporando entonces una gran riqueza escultórica a sus obras.

La expresión más soberbia de este arte en la Ribagorza la encontramos en Roda de Isábena con su espléndida Catedral de San Vicente construida a lo largo del siglo XI. Los Monasterio de Obarra, a orillas del río Isábena, y el de Nuestra Señora de Alaón en Sopeira, a orillas del río Noguera Ribagorzana son contemporáneos de la Sede Episcopal Rotensen y ejemplos señeros del Románico Ribagorzano.